El mercado de la Felicidad

En esta entrada me gustaría charlar sobre el mercado de la Felicidad y sobre cómo deambulamos a tientas por la vida como gallinas sin cabeza.

En la primera entrada que publiqué, «dejarlo todo para ser mochilera«, hablaba escuetamente acerca de cómo uno debe hacerse poco a poco consciente de su propia vida. Convertirse en el capitán de su barco.

A medida que pasa el tiempo y me alejo más y más del mundo (y este voluntariado en mitad de la nada que estoy haciendo ahora me está sirviendo mucho para este propósito)… me doy cuenta de que si algo sobra en este mundo es el RUIDO.

La televisión, YouTube, redes sociales, influencers, gente random… ¡todos dan su opinión! Dios mío qué pereza, no todos somos tan interesantes. Pero es lo que tiene internet y las redes sociales, que nos creemos los protagonistas de nuestro propio reality show.

Y en lo que nos concierne a nosotros en este artículo, muchos se atreven a hablar sobre la felicidad (probablemente intentando venderte algo). Es más, yo misma hablé de este tema hace camino de 3 años en Corphilium. Me estoy dando una bofetada de realidad a mi yo del pasado.

¿Sabemos lo que queremos?

Últimamente estoy bastante guerrera, así que (aviso) voy a tirar perdigonazos a diestro y siniestro.

Creo que en el mundo actual que vivimos, son muy pocos los que genuinamente saben qué les gusta hacer, es decir, con qué cosas disfrutan de verdad.

Las mil caras de la vida. Fuente: franca.slimdiy.com

Son tantas las tareas que «debemos» hacer por el bien de nuestro -supuesto- bienestar, de nuestra salud, de nuestro éxito… que al final dejamos de saber qué nos gusta, o quiénes somos. He ahí la importancia de poner poco a poco, muy lentamente, consciencia en nuestras vidas.

Y por cierto, muchos influencers y gente «modélica» de internet hacen un gran daño a todo aquél que se busca a sí mismo.


El mercado de la Felicidad: ¿qué debes hacer para ser feliz?

Estoy muy cansada de leer, ver o escuchar cosas relacionadas con la ciencia de la felicidad. Estoy pasando también una época un poco anárquica, en la que rechazo todo lo que huele a «coaching-vende-humos» y filosofía barata. Parece que el mercado de la felicidad es un mercado exhuberante, porque ¿quién en su sano juicio no desea ser feliz?

Arte del maravilloso Javi Salas

Finalmente, todo lo luminoso de la Humanidad (la Espiritualidad, el Amor, la Felicidad…) se ha convertido en otra vía más de generar ingresos. Ya sabéis, un nuevo mercado en auge. Dinero y felicidad parecen ir de la mano.

¿El objetivo de este nuevo mercado? Hacer que consumas cursos, charlas, alineamiento de chakras, mediumnidad fraudulenta o cualquier otra cosa de dudosa moralidad. El mercado de la Felicidad lo abarca todo.

Ya no sólo consumimos bienes materiales que se estropean o se hacen obsoletos al mes gracias a la obsolescencia programada. Queremos tener vidas mejores, vidas exitosas.

Ewan McGregor en Trainspotting

¿Recordáis el monólogo inicial de Trainspotting? (Película, por cierto, de mis top 10):

Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales, elige pagar hipotecas a interés fijo, elige un piso piloto, elige a tus amigos.
Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos.
Elige el bricolaje y pregúntate quién coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el puto sofá a ver teleconcursos que emboban la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura.
Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para esos niñatos egoístas y echos polvo que has engendrado para reemplazarte. Elige tu futuro. Elige la VIDA […]

Mark Renton (Ewan McGregor)
Lo absurdo de existir, en las ilustraciones de Sergio Ingravalle – Cultura Inquieta

La aceptación de la mediocridad

Aurea mediocritas, en el término medio está la virtud. Soy de esas personas que piensan que no todo el mundo puede ser rico, ni puede ser empresario, ni exitoso, ni casarse con Miss o Míster Universo. Esto es algo que he aprendido, paradójicamente, por medio de la astrología.

Hay un propósito único para cada individuo (un destino humilde para la mayoría de nosotros). No todos estamos hechos para destacar.

Chica, no lo puedo evitar. Fuente: reddit.com

El problema mayor que veo aquí es que el terreno de juego sobre el que movemos ficha, llamémoslo «sociedad» o «cultura», nos empuja a un modo de vida insano. Acabo de recordar el corto titulado «Happiness«, de Steve Cuts (click aquí para verlo en YouTube, son sólo 4 min) que representa maravillosamente bien esta idea que trato de reflejar.

Nos encontramos ansiosos, con una enorme presión interna por conseguir «algo», infelices y estresados. Y mira, sinceramente, estoy harta de sentirme «mal» por sentirme «mal» (valga la redundancia). Está bien sentirse mal, abraza tu maldita sombra. La vida es una danza continua entre acontecimientos y emociones agradables y desagradables.


¿Cuál es la solución?

Y yo me pregunto, ¿cuál es la solución a todo esto? ¿cómo podemos luchar contra esta vorágine de información ignorante relativa a la Felicidad? ¿es posible ser feliz?

Uno de mis mayores consejos es dejar de leer cosas relativas a ese tema. Hay demasiados individuos que se las dan de gurús y de coachers pseudo-psicólogos que no hablan desde la experiencia, sino desde una teoría muy alejada, quizá, de tu realidad.

No sé si te habrá ocurrido, pero a veces algunos de estos individuos (sin quererlo) hacen más mal que bien, pues acaban de algún modo culpabilizándote por no ser feliz (si no eres feliz, es porque no quieres).

La Felicidad, ese Santo Grial que perseguimos desesperadamente. Esta es mi cara pensando en cómo ser feliz.

No hay que dejar la responsabilidad de tu salud mental en manos de ningún mindundi. Sinceramente, alejarse de todo este mundillo ha sido de las mejores cosas que he hecho. He dejado de buscar la Felicidad.

No creas que ningún curso, libro, pareja o lo que sea va a hacerte feliz, porque te vas a llevar un hostión de narices.

En fin, podría pasarme horas escribiendo sobre este tema y tirando pedradas contra muchas otras cosas… bah, a quién quiero engañar, terminaré haciéndolo en otras entradas. Y ya estaría.

Un abrazo, caminante. Hasta que nos olamos 🙂


Si te ha gustado el artículo, puedes comentarme tus inquietudes aquí abajo o buscarme en instagram @filosofiaerrante_.

9 Replies to “El mercado de la Felicidad”

  1. Me siento estafado.
    Cuando leo «Últimamente estoy bastante guerrera, así que (aviso) voy a tirar perdigonazos a diestro y siniestro.» Espero que me queme y me duela leer lo que viene.
    Si yo fuera tu profe te haría tachar esa frase, o te haría reescribir el texto con mucha más metralla.

    Como lector asiduo te agradezco lo que compartes Sara. Veo que evolucionas hacia la libertad, que al final es el único valor que nos puede hacer sentir plenitud y concedernos la ilusión de ser felices por un rato..

    P.D: Yo paso de volver a abrazar a mi sombra.. Estoy convencido de que quiere esclavizarme o verme muerto…

    Cuidate. Y encuentra la manera de mantenerte entre la felicidad y la angustia.. Ese angosto camino llamado paz..

    1. Jajaja sí, la verdad es que me contuve buenamente de lanzar perdigonazos. En próximas entregas, quizá. O no. Muchas gracias por auto-denominarte «lector asiduo» 😉 en ello estamos, gestionando esa pendulante línea entre la alegría y la angustia (prefiero hablar de «alegría» en vez de «felicidad»).
      Un gran abrazo Litos, nos leemos.

      1. Te propongo meditar sobre esta frase:

        Si quieres ser libre, escribe aquello que te hace esclava y atesóralo como un secreto.

        PD: ¿Tuviste un Tamagtochi?
        PD2: He leído un libro llamado Hiperion, de un tal Holderlin. Wao!
        PD3: ¿Qué tal el Quijote?

        Veo en el AlmaZen global de conocimiento que la palabra alegría viene del latín alacer, alacris (rápido, vivaz, animado).
        Y que la palabra felicidad significa sentirse satisfecho, dichoso, contento.
        Supongo que si trabajamos con alegría nos sentiremos felices en el descanso.
        También me imagino que angustia viene de angosto xD como el camino estrecho ‘asia la iluminasión’

        Otro gran abrazo, hasta que nos olamos Sara! 😛

  2. Buffff buscar la felicidad…qué pereza…¿conoces el concepto de ataraxia recogido por las escuelas epicúreas, estoicas y el cristianismo primitivo?
    P.S. Coincido con Litos, me alegra que no hayas sacado la máquina de disparar perdigonazos XD.
    P.S.2. Me encanta el toque minimalista que le estás dando al nuevo proyecto.

  3. Por dios porque no te conoci hace 10 15 años atras..desde que termine la secundaria eh estado dando vueltas..empezando carreras a las que no volvia despues de terminar el cbc..eh echo cursos pensando con los que podra ganar dinero ( para poder ayudar en casa…no soy materialista/gastadora ni nada por el estilo) eh estado tan deprmida por no saber que hacer de mi vida que me eh puesto a llorar de la nada en publico ( poniendome mas nerviosa porque la verdad soy muy timida y no me gusta llamar la atencion..la verdad no se como estoy escribiendo..disculpen a quien lo lea y le moleste mis balbuceos) todavia me preocupo por no saber como voy a vivir mi vida cuando mi madre ya no este ( la verdad no tengo amigos..y si tuviera mejor amiga seria ella..por dios deben pensar que soy patetica…pero jamas me ha gustado ir a bailar o tomar o cualquier cosa que las adolescentes hacen..y siempre eh estado apegada a ella haciendo rescates de animales..cubriendola cuando tiene que poner un animal en casa y que no se entere mi padre y hermanos…y ayudandola cuando puedo con mi sueldo y esas cosas…ahora estamos empezando una huerta juntas en donde podamos poner en casa ya que es un departamento…a veces discutimos porque dice que piense mas en mi misma y deje de preocuparme de los demas ..pero nose como hacerlo porque siempre eh sido asi es natural para mi.) Entonces eh llegado a tal punto en que tuvo que generarse una cuarentena mundial y encontrar tu post ( que fue como un ladrillazo certero en mi cabeza…muchas gracias de verdad ( no es sarcasmo)) para darme cuenta de que eh estado haciendo todo mal o casi todo en mi vida casi la mitad de la misma..ajajaj ahora no se que hacer ( disculpen si escribi demasiado..empece y ya no pude parar mil disculpas…que verguenza…es muy raro que lo haga lo juro ) y todavia nose que hacer con mi vida ( una cosa es abrir los ojos..ahora que hacer a continuacion).

    Muchas gracias por su tiempo y disculpen las molestias ocasionadas( se que puede haberse visto como que me quejaba ( creo que mas bien me desahogaba..nunca le eh dicho a nadie nada de esto…ni siquiera a mi misma…muchas gracias por el post de verdad) y se que hay gente en otras partes que deben de pasarla peor pero creo que si no escrbia esto iba a explotar..y en donde estoy es una de las ulima cosas que se necesita lo juro..(entre padres borrachos y hermanos de caracter violento…solo tengo a mi madre y ella esta de su lado de la casa y no puedo estar con ella hasta mañana al mediodia asi que este comentario( mas bien parece testamento con lo largo que es..nuevamente gracias y espero que nadie que conosca lea esto nunca).

    1. Nadie sabe en realidad qué es lo que está haciendo en la vida. Yo al menos no tengo ni idea de qué estoy haciendo, ni hacia dónde voy, ni nada… así que no te preocupes de más por ello. Al menos tienes a tu madre, y eso es maravilloso. Cuida de tu madre mientras viva, pero sobretodo cuida de ti misma. No es justo que tú te ocupes de los demás, y nadie se ocupe de ti, ¿no?

  4. Me paso la vida intentando ser feliz.

    Pienso que la felicidad es un estado atemporal, eterno, un estado al que debo llegar para salir asi de la miseria en la que creo vivir.
    La tierra prometida que tanto ansío alcanzar.

    No veo que tanto la felicidad como la tristeza se van alternando en mi vida. Mi vida está formada por momentos buenos y malos. Inseparables, indivisibles, imposibles el uno sin el otro.
    Como el yin y el yan.

    Busco la felicidad y no me doy cuenta que al hacerlo, sólo pierdo aquello que me falta para tenerla, lo más valioso: el tiempo.

    Busco encontrar fuera cosas que debería empezar a buscar dentro.
    Busco llegar a un sitio del que nunca me he ido.

    No comprendo por qué la vida me pone esas pruebas cuando en verdad soy yo el que las quiero pasar
    No entiendo que un diamante fue primero una piedra.

    No entiendo casi nada.
    Soy feliz

    Que paséis un buen día.
    Bendiciones y por el ojete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *