Objetivo nómada cumplido: ¡Mi viaje a Varsovia!

Te cuento mi viaje a Varsovia. Así es, llevo oficialmente una semana de viaje por Varsovia, y me siento libre como el viento. Recuerdo cuando hace meses contaba los días que me quedaban para dejar el trabajo, y los iba escribiendo en un cuaderno. «Ya sólo me quedan 83 días»… «solamente faltan 56″… Qué lejos quedan esos días. No me creo que haya pasado ya más de medio año.

Por aquel entonces, ya sabía que iba a dejar el empleo y el alquiler de mi piso, e iba a enfrascarme en un viaje vital a no sé muy bien dónde. Soñaba con caminar calles extranjeras, probar manjares exóticos y conocer gente nueva. Hoy ya puedo decir que he cumplido con creces lo que vengo soñando desde hace años.

Cuando tan sólo podía soñar con viajar, pues el ritmo frenético de mi vida y las responsabilidades me obligaban a posponer ese sueño, pensaba en este proyecto de viaje como «objetivo nómada«. Lo escribía en folios que luego colgaba por las paredes, donde pudiera verlo, y cada día tachaba un día menos en el calendario para que esa fantasía se hiciera realidad.

Parque Łazienki en mi viaje a Varsovia
Palacio real al fondo, en el Parque Łazienki de Varsovia. Elegí un día lluvioso para visitar al paque.

Estoy escribiendo estas líneas tumbada en mi cama del hostal. Estoy en una habitación de 6 camas, aunque ahora sólo comparto cuarto con una chica.

No he podido escribir nada hasta ahora porque, por algún motivo desconocido, no podía acceder a WordPress desde Polonia, pero problema solucionado gracias a Axel 🙂

El precio de la libertad

El precio que he tenido que pagar para conseguir esta relativa libertad ha sido muy grande. Viajar es maravilloso, pero lo que tienes que dejar atrás es, en muchas ocasiones, muy doloroso.

¿Sabes? En ese instante en el que el avión despegó y ya no había vuelta atrás quise llorar de la emoción.

Mi viaje a Varsovia: mochilera por la vida
Allá que nos vamos, de cabeza a Varsovia 😉 Foto cutre en un airbnb en el que pasé una noche en Madrid, en Alameda de Osuna, instantes antes de volar.

Mi viaje a Varsovia

Llegué el viernes 10 de julio al aeropuerto Modlin, que resulta estar a tomar por culo de Varsovia centro. Ese aeropuerto era antiguamente un aeropuerto militar y la práctica totalidad de vuelos que llegan ahí son de Ryanair.

Vine desde Barajas, terminal T1. Al parecer, todas las terminales fueron cerradas salvo la T1 debido al Coronavirus.

Mi viaje a Varsovia
Mi viaje a Varsovia: Mi carita de mierda después de andar 20km

Reconozco que viajar en plena pandemia mundial ha sido de lo más llevadero. Poquísima gente, en el avión los azafatos no nos molestaron vendiéndonos las decenas de cosas que venden (que si cupones, que si revistas…), y los asientos a mi alrededor estaban vacíos. Eso sí, el viaje de 3 horas y pico fue (obviamente) con la mascarilla puesta, y tuvimos que rellenar un formulario por si se detectaba algún caso de Coronavirus en el avión.

Mi viaje a Varsovia: Mural bastante cerca de mi hostal. Lo veo cada día de camino a «casa».

Como decía, el aeropuerto Modlin está perdido de la mano de Dios, y hay que tomar un autobús y un tren para llegar a Varsovia Central. Menos mal que me hice amiga de unos chicos que estaban tan perdidos como yo, y juntos pudimos superar esa aventura. La verdad es que si no conoces el camino, es bastante difícil llegar a Varsovia desde Modlin.

Un pequeño apunte sobre Varsovia

Varsovia (ya me he acostumbrado a nombrarla Warsaw en inglés) es la ciudad más grande de toda Polonia además de su capital desde 1596. Además, es la séptima ciudad más poblada de la U.E. (ew, eso no me gusta).

Trágicamente, se estima que un 85% de Varsovia fue devastada a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. Por ello, Varsovia fue titulada como «Ciudad Fénix» debido a su capacidad magistral de salir adelante y resurgir de sus propias cenizas. Efectivamente, la mayor parte de la ciudad es bastante nueva.

Mi viaje a Varsovia: Iglesia de la Santa Cruz

¿Cómo es vivir en Varsovia?

Como dije, Varsovia fue devastada durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que hay infinitas referencias y monumentos a las catástrofes vividas el siglo pasado. Es una ciudad con un pasado lúgubre y sombrío. El ambiente suele ser también gris y frío.

Una de las cosas que más me gusta de esta ciudad (e imagino que se extiende a las ciudades principales de Polonia), es la cantidad de metaleros y gente «dark«, vamos a decir. Casi todos los adolescentes que veo son e-boys y e-girls (neo-emos populares en instagram, para que nos entendamos).

Me encanta esa oscuridad latente en cada varsoviano. Lo cual me ha hecho pensar mucho en qué diferentes son las personalidades y las culturas en relación con el clima que hace. Aquí el clima es frío, húmedo, lluvioso y gris, por tanto las personas son frías, lejanas emocionalmente y apenas gesticulan al hablar.

Monumento a los héroes del Guetto judío, enfrente del Museo POLIN de historia judía.

Empiezo a entender por qué en climas cálidos como los de latinoamérica lo usual es ser pasionales y, como se suele decir, «calientes».

Os dejo una lista con mi TOP de cosas que he disfrutado de Varsovia.

El casco histórico de Varsovia

Mi parte favorita, sin ninguna duda, ha sido el casco histórico de Varsovia (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980). Precioso, sin palabras. Calles angostas, casas antiguas y coloridas, tiendas añejas… Espectacular. El clímax del centro histórico es la gran plaza donde se sitúa la estatua de la Sirena.

Casco histórico de Varsovia
Casco histórico de Varsovia (en persona se ve infinitamente más impresionante, lo juro).

La leyenda cuenta que «Varsovia» (Warszawa en polaco) viene de Warsz, un pescador sin recursos, y su esposa, una sirena llamada Sawa. La sirena es el símbolo del escudo de armas oficial de Varsovia.

Vídeo hecho desde el móvil, sentada en un banco del casco histórico (click para verlo).

El Cementerio Judío de Varsovia

También debo reconocer que el Cementerio Judío de Varsovia me ha parecido impresionante (también es impresionante la maldita cantidad de mosquitos que había).

Mi viaje a Varsovia: Cementerio judío de Varsovia

Cientos y cientos de criptas, con inscripciones hebreas de una belleza majestuosa, todo ello en mitad de un gran bosque. También había tumbas simbólicas por los niños judíos asesinados en la IIGM. El precio para poder acceder a este cementerio es de 4 Złoty, es decir, unos 2,23 € aprox.

En realidad todo en Polonia es bastante barato… salvo los chiringuitos de la playa, que según me han comentado son exageradamente caros.

Se nota que me gustó el cementerio, ¿verdad? Visité otro más, el evangélico, que está muy cerca del judío, pero ni punto de comparación en estética.

Restaurantes veganos

Hablemos ahora de comida 🙂 Bueno, aprovechando mi estancia por aquí, he hecho un tour de varios restaurantes low-cost veganos de Varsovia. El precio usual ronda los 4-6 euros (entre 18 y 27 zl aprox.).

Mi viaje a Varsovia: Pegatina en las sillas del restaurante Tel Aviv Urban Food.

Recomiendo mucho el Tel Aviv Urban Food para comida judía barata, el Momencik Vegan Restaurant para los mejores burritos veganos que existen, el Krowarzywa para hamburguesas y el Vega para comer súper low-cost y muchísima cantidad súper saludable.

¿Cómo va el tema del Coronavirus en Polonia?

Aquí para ser sinceros no hay mucho problema en relación con el Coronavirus. Las restricciones son las siguientes:

  • Siempre que se entra en un recinto cerrado o transporte público hay que llevar la mascarilla puesta. En todas las tiendas hay un botecito con alcohol desinfectante, pero no veo que la gente lo suela usar demasiado.
  • Es gracioso, porque al entrar en el centro comercial, puedes no llevar la mascarilla puesta, pero si entras en una tienda del centro comercial, tienes que ponértela.
  • También en las colas para entrar a las discotecas tienes que llevar la mascarilla puesta, pero una vez dentro del recinto puedes quitártela (WTF ¿hola coherencia? ¿dónde estás?).
La Sirena de Powiśle (junto al río Vístula), con su debida mascarilla. Fuente EURACTIV

Y hasta ahí las restricciones más impactantes para un turista. Naturalmente, el alcance de las prevenciones del Coronavirus es mayor que eso, por ejemplo, gran parte del hostal donde estoy hospedada está cerrado debido a «posible falta de higiene relacionada con el virus».

Según la BBC, «sólo» han habido 39.000 casos de Coronavirus en Polonia, que comparándolo con los 259.000 casos de España… pues eso.

Escultura del soldado, en Varsovia

Curiosidades random de Varsovia

Para terminar este artículo, os comparto alguna de las curiosidades más random que he podido observar en mis largas caminatas polacas.

  • Varsovia ya de por sí es bastante lúgubre, pero hay algo que lo hace aún más darks. La ciudad está llena de unos pájaros llamados cornejas cenicientas (he tenido que buscarlo), que son de la misma familia que los cuervos.
  • Fue en Varsovia donde Frédéric Chopin pasó gran parte de su vida. De hecho, aunque su cuerpo está enterrado en París, la última voluntad de Chopin fue que su corazón permaneciera en Varsovia. Su corazón, pues, está en la iglesia de la Santa Cruz (Kościół Świętego Krzyża).
  • Algo que me pareció muy loco es que hay tiendas que venden exclusivamente alcohol por doquier. Algunas, incluso, están abiertas las 24h.
  • Una de las tiendas más populares son los «Rossman«, ya que venden cosméticos y también comida a muy buen precio.
  • Las calles están súper limpias. Rara vez se ve basura por el suelo, o cacas de perro.
  • La cantidad de mosquitos que hay aquí es abismal. Nunca había visto algo tan exagerado. Por lo que leí, hasta el año 2019 se solía rociar pesticida en las zonas verdes para acabar con esta monstruosa plaga de mosquitos. No entendí muy bien las razones de por qué se dejó de hacer eso, pero creo que es por algo relacionado con la protección de la biodiversidad.
  • La gente cena exageradamente pronto, en comparación con España. A las 6 de la tarde los restaurantes ya están bastante llenos. Este es un punto a favor para los polacos, ya que ADORO cenar pronto. Y comer pronto también. Y todo pronto.
  • Funny fact: Quedé con un chico aleatorio para visitar la ciudad, y llegó borrachísimo al encuentro. Pretty scary.
Escudo de armas de Varsovia, ‘siempre invencible’.

Y hasta aquí puedo contar. No he estado nada creativa estos días, pero he aprovechado para compartir este viajecito mío vital, que me ha llevado ahora a Varsovia. En unos días me marcho a Breslavia, que era en realidad el primer lugar que quería visitar de Polonia. La idea es ir bajando hasta llegar a Cracovia y poder visitar también Auschwitz.

Me estoy leyendo ahora El Quinto Acuerdo de José Ruiz y Miguel Ángel Ruiz Macías, sobre la antigua sabiduría tolteca, y lo recomiendo muchísimo. También os comparto una canción que me tiene loca estos días: Kalandra – Brave New World

Y sin más que decir, y con mucho amor me despido hasta la próxima vez que nos olamos. Quiero decir… hasta que nos leamos 😉 un besito, caminante.

¡Desde Varsovia con amor!

12 Replies to “Objetivo nómada cumplido: ¡Mi viaje a Varsovia!”

  1. ¡Eres The Best, Sara!

    Disfruta todo al máximo. Leerte transmite libertad.

    P.D: Me gusta muchísimo más el logo nuevo con la montañica.
    Me gusta que hayas pasado del 11 al TODO.

  2. Me ha encantado el cementerio judío. Ahora hay una nueva tendencia que pretende reinterpretar y reescribir la historia para adaptarla a las tesis oficiales del partido de turno, cosa con la que estoy en desacuerdo, aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla. Me alegra verte tan contenta, si al final lo importante de la vida entra en una mochila.

    1. Te reconozco que soy bastante ignorante en historia (a no ser que sea «historia darks» de asesinos y cosas por el estilo), así que estoy condenada a repetirla 😛 ojalá podamos conocernos pronto en persona, Robert. Un besazo grande, y disfruta de tu viajecito.

  3. La libertad que describes es un tesoro. Me ha hecho gracia leer cómo ibas tachando días en el calendario, porque hace unos meses comencé a hacer algo similar con una tabla que imprimí, cada día que pasa es una casilla tachada. Parece una tontería, pero ayuda a ver tus sueños un poquito más cerca… Disfruta este viaje por Polonia, creo que Cracovia te gustará, me pareció una ciudad con mucho encanto.

    1. Fíjate que Cracovia no me llegó a gustar del todo… viniendo de Breslavia, toda ciudad polaca parece fea. Sobre lo de tachar casillas de tu calendario… ¿cómo va ese sueño tuyo? Ojalá vayas viento en popa hacia él 🙂 un gran abrazo, a ver si ahora saco algo de tiempo para leer tu nueva entrada.

      1. ¡Hola! Perdona por no responder antes, estas semanas he estado de vacaciones y acabo de ver tu mensaje (he aprovechado para desconectar de ordenador y pantallas en general). O sea que Breslavia es una ciudad que merece mucho la pena visitar, ¿verdad? En Polonia yo solo estuve en Cracovia y alrededores, quizá por eso me llevé una mejor impresión que si la hubiese visitado después de ver otras ciudades más bonitas 😀 Aún necesito esperar (ahorrar) unos meses, pero creo que después me gustaría empezar una vida más cercana a la naturaleza, o por lo menos intentarlo lo máximo que pueda… ¿Y tú cómo estás?¿Qué te pasó para perder el autobús? Uf, hay un montón de libros que he leído en los últimos meses y que me gustaría reseñar en el blog, pero apenas encuentro tiempo. ¿Estás disfrutando el viaje por Europa? Otro abrazo para ti.

        1. La reseña de Geralt de Rivia te salió súper amena e interesante, a ver si sigues publicando cositas 🙂 ¿a dónde te fuiste de vacaciones? ¿qué tal fueron las semanas de desconexión? Ojalá te hayas podido alejar de la estresante vida cotidiana… al menos un poquito.

          Contestándote a lo de por qué perdí el autobús, bueno… creo que voy a aprovechar y contarlo en otra entrada porque es una fantasía de experiencia jaja

          Breslavia es una ciudad maravillosa, si puedes verla en algún momento te la recomiendo. ¿Cómo tienes pensado empezar una vida más cercana a la naturaleza?

          Un besito.

          1. Muchas gracias, a medida que vaya teniendo tiempo subiré más textos porque escribir es una actividad que me encanta 🙂 Estuve en Asturias, varios familiares viven allí y casi todos los años voy a visitarlos. Una de las cosas que más disfruté (además de esa desconexión que mencionabas) fue escapar del calor por unos días jaja.

            Es un poco largo para explicar en un par de líneas, pero lo que me gustaría es comprar una casita modesta de segunda mano cerca de las montañas y tratar de ganarme la vida de algún modo en ese entorno, ya sea teletrabajando, buscando algo por la zona… Sé que no es fácil, pero no quiero lamentarme dentro de X años por ni siquiera haberlo intentado.

            Estaré atento para leer tu anécdota sobre el bus y el resto de entradas que vayas subiendo, ¿cuándo tienes previsto más o menos finalizar tu viaje? Supongo que estarás un poco cansada físicamente después de estas semanas, ¿verdad? ¿Vas a visitar otros países? Un fuerte abrazo.

          2. Suena súuuuper interesante eso que comentas de comprar tu propia casita en mitad de la naturaleza, seguro que lo consigues 😉 Todo aquello que merece la pena, también cuesta mucho de conseguir. Te deseo lo mejor.

            Mi viaje no sé cuándo acabará, ni dónde. Por ahora, quiero instalarme un tiempo en Berlín y aprender alemán. Se va haciendo necesario encontrar un trabajillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *